FF CONTACTO, ECCE HOMO -9 ¿Me es lícito atreverme a señalar...
ECCE HOMO -9
¿Me es lícito atreverme a señalar todavía un último rasgo de mi naturaleza, el cual me ocasiona una dificultad nada pe­queña en el trato con los hombres? 
Mi instinto de limpieza posee una susceptibilidad realmente inquietante, de modo que percibo fisiológicamente –huelo– la proximidad o – ¿qué digo?– lo más íntimo, las «vísceras» de toda alma. 
Esta sen­sibilidad me proporciona antenas psicológicas con las cuales palpo todos los secretos y los aprisiono con la mano: ya casi al primer contacto cobro consciencia de la mucha suciedad escondidaen el fondo de ciertas naturalezas, debida acaso a la mala sangre, pero recubierta de barniz por la educación. 
Si mis observaciones son correctas, también esas naturale­zas insoportables para mi limpieza perciben, por su lado, mi previsora náusea frente a ellas; pero su olor no por esto me­jora. 
Como me he habituado a ello desde siempre –una ex­tremada pureza conmigo mismo constituye el presupuesto de mi existir, yo me muero en situaciones sucias–, nado y me baño y chapoteo de continuo, si cabe la expresión, en el agua, en cualquier elemento totalmente transparente y lumi­noso. 
Esto hace que el trato con seres humanos sea para mí una prueba nada pequeña de paciencia; mi humanitarismo noconsiste en participar del sentimiento de cómo es el hom­bre, sino en soportarel que yo participe de ese sentimiento. 
Mi humanitarismo es una permanente victoria sobre mí mismo. 
Pero yo necesito soledad, quiero decir, curación, retorno a mí mismo, respirar un aire libre, ligero y jugue­tón. 
Todo mi Zaratustra es un ditirambo a la soledad o, si se me ha entendido, a la pureza… 
Por suerte, no a la estupidez pura. 
Quien tenga ojos para percibir colores, calificará de diamantino al Zaratustra. 
La náuseaque el hombre, que el «populacho» me produce ha sido siempre mi máximo peli­gro. 
¿Queréis escuchar las palabras con que Zaratustra ha­bla de la redenciónde la náusea?
 
¿Qué me ocurrió, sin embargo? 
¿Cómo me redimí de la náusea? 
¿Quién rejuveneció mis ojos? 
¿Cómo volé hasta la altura en la que ninguna chusma se sienta ya junto al pozo? 
¿Mi propia náusea me proporcionó alas y me dio fuerzas que pre­sienten las fuentes?
¡En verdad, hasta lo más alto tuve yo que volar para reencontrar el manantial del placer!
¡Oh, lo encontré, hermanos míos! 
¡Aquí en lo más alto brota para mí el manantial del placer! 
¡Y hay una vida de la cual no bebe la chusma con los demás!
¡Casi demasiado violenta resulta tu corriente para mí, fuente del placer! 
¡Y a menudo has vaciado de nuevo la copa queriendo llenarla!
Y todavía tengo que aprender a acercarme a ti con mayor modes­tia: con demasiada violencia corre aún mi corazón a tu encuentro. 
Mi corazón, sobre el que arde mi verano, el breve, ardiente, me­lancólico, sobre bienaventurado: ¡cómo apetece mi corazón estival tu frescura!
¡Disipada se halla la titubeante tribulación de mi primavera! 
¡Pa­sada está la maldad de mis copos de nieve de junio! 
¡En verano me he transformado enteramente y en mediodía de verano!
Un verano en lo más alto, con fuentes frías y silencio bienaventu­rado: ¡oh, venid, amigos míos, para que el silencio resulte todavía más bienaventurado!
Pues ésta es nuestra altura y nuestra patria: en un lugar demasia­do alto y abrupto habitamos nosotros aquí para todos los impuros y para su sed.
¡Lanzad vuestros ojos puros en el manantial de mi placer, amigos míos! 
 
¡Cómo habría él de enturbiarse por ello! 
 
¡En respuesta os rei­rá con su pureza!
 
En el Árbol Futuro construimos nosotros nuestro nido; ¡águilas deben traernos en sus picos alimento a nosotros los solitarios! 
¡En verdad, no un alimento del que también a los impuros les esté permitido comer! 
¡Fuego creerían devorar, y se abrasarían los hoci­cos!
¡En verdad, aquí no tenemos preparadas moradas para impuros! 
¡Una caverna de hielo significaría para sus cuerpos nuestra felici­dad, y para sus espíritus!
Y cual vientos fuertes queremos vivir por encima de ellos, veci­nos de las águilas, vecinos de la nieve, vecinos del sol: así es como viven los vientos fuertes.
 
E igual que un viento quiero yo soplar todavía alguna vez entre ellos, y con mi espíritu cortar la respiración a su espíritu: así lo quie­re mi futuro.
En verdad, un viento fuerte es Zaratustra para todas las hondo­nadas; y este consejo da a sus enemigos y a todo lo que esputa y escupe: 
« ¡Guardaos de escupir contrael viento!»
FRIEDRIC NIETZSCHE
 

 

ECCE HOMO -9

¿Me es lícito atreverme a señalar todavía un último rasgo de mi naturaleza, el cual me ocasiona una dificultad nada pe­queña en el trato con los hombres?

Mi instinto de limpieza posee una susceptibilidad realmente inquietante, de modo que percibo fisiológicamente –huelo– la proximidad o – ¿qué digo?– lo más íntimo, las «vísceras» de toda alma.

Esta sen­sibilidad me proporciona antenas psicológicas con las cuales palpo todos los secretos y los aprisiono con la mano: ya casi al primer contacto cobro consciencia de la mucha suciedad escondidaen el fondo de ciertas naturalezas, debida acaso a la mala sangre, pero recubierta de barniz por la educación.

Si mis observaciones son correctas, también esas naturale­zas insoportables para mi limpieza perciben, por su lado, mi previsora náusea frente a ellas; pero su olor no por esto me­jora.

Como me he habituado a ello desde siempre –una ex­tremada pureza conmigo mismo constituye el presupuesto de mi existir, yo me muero en situaciones sucias–, nado y me baño y chapoteo de continuo, si cabe la expresión, en el agua, en cualquier elemento totalmente transparente y lumi­noso.

Esto hace que el trato con seres humanos sea para mí una prueba nada pequeña de paciencia; mi humanitarismo noconsiste en participar del sentimiento de cómo es el hom­bre, sino en soportarel que yo participe de ese sentimiento.

Mi humanitarismo es una permanente victoria sobre mí mismo.

Pero yo necesito soledad, quiero decir, curación, retorno a mí mismo, respirar un aire libre, ligero y jugue­tón.

Todo mi Zaratustra es un ditirambo a la soledad o, si se me ha entendido, a la pureza

Por suerte, no a la estupidez pura.

Quien tenga ojos para percibir colores, calificará de diamantino al Zaratustra.

La náuseaque el hombre, que el «populacho» me produce ha sido siempre mi máximo peli­gro.

¿Queréis escuchar las palabras con que Zaratustra ha­bla de la redenciónde la náusea?

 

¿Qué me ocurrió, sin embargo?

¿Cómo me redimí de la náusea?

¿Quién rejuveneció mis ojos?

¿Cómo volé hasta la altura en la que ninguna chusma se sienta ya junto al pozo?

¿Mi propia náusea me proporcionó alas y me dio fuerzas que pre­sienten las fuentes?

¡En verdad, hasta lo más alto tuve yo que volar para reencontrar el manantial del placer!

¡Oh, lo encontré, hermanos míos!

¡Aquí en lo más alto brota para mí el manantial del placer!

¡Y hay una vida de la cual no bebe la chusma con los demás!

¡Casi demasiado violenta resulta tu corriente para mí, fuente del placer!

¡Y a menudo has vaciado de nuevo la copa queriendo llenarla!

Y todavía tengo que aprender a acercarme a ti con mayor modes­tia: con demasiada violencia corre aún mi corazón a tu encuentro.

Mi corazón, sobre el que arde mi verano, el breve, ardiente, me­lancólico, sobre bienaventurado: ¡cómo apetece mi corazón estival tu frescura!

¡Disipada se halla la titubeante tribulación de mi primavera!

¡Pa­sada está la maldad de mis copos de nieve de junio!

¡En verano me he transformado enteramente y en mediodía de verano!

Un verano en lo más alto, con fuentes frías y silencio bienaventu­rado: ¡oh, venid, amigos míos, para que el silencio resulte todavía más bienaventurado!

Pues ésta es nuestra altura y nuestra patria: en un lugar demasia­do alto y abrupto habitamos nosotros aquí para todos los impuros y para su sed.

¡Lanzad vuestros ojos puros en el manantial de mi placer, amigos míos!

 

¡Cómo habría él de enturbiarse por ello!

 

¡En respuesta os rei­rá con su pureza!

 

En el Árbol Futuro construimos nosotros nuestro nido; ¡águilas deben traernos en sus picos alimento a nosotros los solitarios!

¡En verdad, no un alimento del que también a los impuros les esté permitido comer!

¡Fuego creerían devorar, y se abrasarían los hoci­cos!

¡En verdad, aquí no tenemos preparadas moradas para impuros!

¡Una caverna de hielo significaría para sus cuerpos nuestra felici­dad, y para sus espíritus!

Y cual vientos fuertes queremos vivir por encima de ellos, veci­nos de las águilas, vecinos de la nieve, vecinos del sol: así es como viven los vientos fuertes.

 

E igual que un viento quiero yo soplar todavía alguna vez entre ellos, y con mi espíritu cortar la respiración a su espíritu: así lo quie­re mi futuro.

En verdad, un viento fuerte es Zaratustra para todas las hondo­nadas; y este consejo da a sus enemigos y a todo lo que esputa y escupe:

« ¡Guardaos de escupir contrael viento!»

FRIEDRIC NIETZSCHE

 

 

  1. juancruz4 ha reblogueado esto desde contacto-elalma
  2. contacto-elalma ha publicado esto