FF CONTACTO, EL KARMA Y EL RENACIMIENTO -1 ¿Cómo es que el...
EL KARMA Y EL RENACIMIENTO -1
¿Cómo es que el karma puede perpetuarse en ausencia de un ego que sobreviva al cuerpo?
¿Cómo es posible que ocurra la continuidad de la existencia kármica cuando en ella no hay una interrupción completa? Esta es una pregunta que nunca fue respondida adecuadamente por quienes, como los filósofos budistas, se elevaron por encima de las toscas animistas acerca de la transmigración, sostenidas por el hindú corriente, carente de filosofías.
Y tampoco la podrá responder adecuadamente quien no posea la clave racional de tales problemas mayores: la clave del Mentalismo, pues esto sólo puede explicar las contradicciones implícitas en la aseveración de que el karma puede continuar en ausencia de un ente egoico al que pueda aferrarse.
Y realiza esto planteando primero la doctrina de que todas las cosas son mentales; segundo, que la mente tiene dos fases, la consciente y la subconsciente; tercero, que todo lo que desaparece de lo consciente, aparece en lo inconsciente; cuarto, que este último es un prodigioso depósito de todas las ideas y fuerzas que han existido, aunque reposen en un estado puramente latente; quinto, que tanto el ego como el karma, desde el nacimiento, hallan su eslabón suministrado por este latente depósito subconsciente.
El karma, como proceso de equilibrio, reside en el subconsciente e, invisible, ata el fruto de un acto de su agente, la consecuencia de sus actos, al ego; y debido a que el tiempo y el espacio son inexistentes en el subconsciente, puede trabajar sin obstáculos y saltar el abismo entre los renacimientos.
Como lo señaló Buddha, el ego nace temporariamente como el compuesto de cinco cosas, a saber: cuerpo, sensaciones, preceptos, tendencias características y conciencia vigil; pero cuando, al morir, aquellos se separan, el ego también perece.
No se lo ha de concebir como un ente individual que ata a estos cinco elementos, sino más bien como la consecuencia ilusoria de su encuentro y fusión al mismo tiempo.
Pero el ego no se aniquila eternamente sino que más bien se funde en el subconsciente, en el que permanece como una posibilidad latente.
La fuerza del karma, que es una fuerza de la mente subconsciente, ocupa al ego en el momento adecuado y lo convierte en realidad, o sea, en una nueva reencarnación, mientras dicta el carácter del cuerpo y de la  suerte según las vivencias pasadas.
No es un ente que trasmigra de un cuerpo a otro, sino un proceso mental.
Las contrariedades de la vida se originan, en  gran medida, en nuestro destino individual, y éste es determinado previamente por nuestros pensamientos y actos de las vidas anteriores.
Para evitar muchas de estas contrariedades hay que quitar sus causas raigales; en otras palabras, hay que quitar la fuerza de este karma pasado.
Este último sigue viviendo sólo porque seguimos viviendo como individuos.
Por lo tanto, nuestra meta principal debe ser la eliminación del sentido de individualidad, pero tal eliminación sólo podrá efectuarse después que hayamos descubierto qué es realmente la individualidad.
* * *
 

EL KARMA Y EL RENACIMIENTO -1

¿Cómo es que el karma puede perpetuarse en ausencia de un ego que sobreviva al cuerpo?

¿Cómo es posible que ocurra la continuidad de la existencia kármica cuando en ella no hay una interrupción completa? Esta es una pregunta que nunca fue respondida adecuadamente por quienes, como los filósofos budistas, se elevaron por encima de las toscas animistas acerca de la transmigración, sostenidas por el hindú corriente, carente de filosofías.

Y tampoco la podrá responder adecuadamente quien no posea la clave racional de tales problemas mayores: la clave del Mentalismo, pues esto sólo puede explicar las contradicciones implícitas en la aseveración de que el karma puede continuar en ausencia de un ente egoico al que pueda aferrarse.

Y realiza esto planteando primero la doctrina de que todas las cosas son mentales; segundo, que la mente tiene dos fases, la consciente y la subconsciente; tercero, que todo lo que desaparece de lo consciente, aparece en lo inconsciente; cuarto, que este último es un prodigioso depósito de todas las ideas y fuerzas que han existido, aunque reposen en un estado puramente latente; quinto, que tanto el ego como el karma, desde el nacimiento, hallan su eslabón suministrado por este latente depósito subconsciente.

El karma, como proceso de equilibrio, reside en el subconsciente e, invisible, ata el fruto de un acto de su agente, la consecuencia de sus actos, al ego; y debido a que el tiempo y el espacio son inexistentes en el subconsciente, puede trabajar sin obstáculos y saltar el abismo entre los renacimientos.

Como lo señaló Buddha, el ego nace temporariamente como el compuesto de cinco cosas, a saber: cuerpo, sensaciones, preceptos, tendencias características y conciencia vigil; pero cuando, al morir, aquellos se separan, el ego también perece.

No se lo ha de concebir como un ente individual que ata a estos cinco elementos, sino más bien como la consecuencia ilusoria de su encuentro y fusión al mismo tiempo.

Pero el ego no se aniquila eternamente sino que más bien se funde en el subconsciente, en el que permanece como una posibilidad latente.

La fuerza del karma, que es una fuerza de la mente subconsciente, ocupa al ego en el momento adecuado y lo convierte en realidad, o sea, en una nueva reencarnación, mientras dicta el carácter del cuerpo y de la  suerte según las vivencias pasadas.

No es un ente que trasmigra de un cuerpo a otro, sino un proceso mental.

Las contrariedades de la vida se originan, en  gran medida, en nuestro destino individual, y éste es determinado previamente por nuestros pensamientos y actos de las vidas anteriores.

Para evitar muchas de estas contrariedades hay que quitar sus causas raigales; en otras palabras, hay que quitar la fuerza de este karma pasado.

Este último sigue viviendo sólo porque seguimos viviendo como individuos.

Por lo tanto, nuestra meta principal debe ser la eliminación del sentido de individualidad, pero tal eliminación sólo podrá efectuarse después que hayamos descubierto qué es realmente la individualidad.

* * *

 

  1. kenyalua ha reblogueado esto desde contacto-elalma
  2. alejandraquira ha reblogueado esto desde contacto-elalma
  3. yourivon ha reblogueado esto desde contacto-elalma
  4. eelgatonegro ha reblogueado esto desde contacto-elalma
  5. thankyou-more-please ha reblogueado esto desde contacto-elalma
  6. naqueverlawea ha reblogueado esto desde contacto-elalma
  7. contacto-elalma ha publicado esto